lunes, noviembre 13, 2006

Quién es más cafre, tú o yo?

Va por tí!

Este fin de semana he tenido una competición a muerte con un amigo mío... cuyo lema ha sido el título de este post, hay división de opiniones en cuanto al ganador... aunque yo creo que gana él (ganas y punto!). Ha sido un fin de semana duro, y estoy para el arrastre, pero me lo pasé muy bien. El sábado además tuve una conversación con una amiga sobre la sinceridad, una conversación que me recordó un montón a un post de Zagloso, y llegamos a una conclusión, ser sincero no es una virtud. Puede incluso llegar a ser un defecto.
Ser sincero es algo aprendido, los padres nos lo han inculcado desde tan pequeñines que no lo recordamos... con un claro objetivo: enterarse de todo lo que hacemos....

Yo de pequeña no hacía nada sin que luego tuviera que confesar a mi medre la fechoría... Con el consiguiente castigo o humillación pública, que de eso también he tenido.
Porque aunque digan "Lo que quiero es que no mientas, si dices la verdad, no me enfadaré" es mentira! Porque vale, estupendo no te vas a enfadar... pero tampoco me mandes ir a casa de la vecina a que confiese que era yo la que aporreé su telefonillo... casi prefiero el bofetón. Ni me hagas ir con (atención) 1 peseta al quiosko para pagar el caramelo drácula que con una habilidad tremenda sustraje el día anterior...

Pues eso, no se cómo lo hacen, es en la más tierna infancia, y luego cuesta un montón eliminar esa sensación de SEMEVEENLACARA lo que he hecho... He tenido que entrenar mucho para que mi madre ya no note las mentiras espectaculares que tengo que meterle... pero, qué queréis? Cuando me independice "comeré huevos" mientras tanto, sigo perfeccionando la cara de paisaje...
En realidad no tengo mucho tiempo para escribir nada, porque me tengo que lanzar a la búsqueda de mi sustituta, y este post no tiene sentido, bueno... esto es lo que hay en el día de hoy!

15 comentarios:

Blogger Zagloso ha dicho...

"Ser sincero no es una virtud". Ummmm, ni Maquiavelo ni yo nos atrevemos a ir tan lejos. Y yo afirmo que es más importante ser leal que sincero... Eso sí, es mejor decir la verdad; es más fácil de recordar.

10:56 a. m.  
Blogger neblina ha dicho...

si, al final voy a ser peor que Maquiavelo, puercoespín!

Por supuesto la lealtad es mucho más importante, yo iba más en la línea de los que se agarran al estandarte de la sinceridad para hacer y desahacer... Los que se permiten hacerte daño y se protegen luego en lo sinceros que son.

11:14 a. m.  
Anonymous perlitadehuelga ha dicho...

Yo estoy con Neblina. Lo de la sinceridad es un escudo que deja de lado la discreción y la educación.

Es como mi amiga, la que llora por las gallinas, que me dice:

-Soy muy sincera y por lo tanto, no puedo evitar decirte que eres una hortera friki sentimental y tus gafas son feas.

Coño, por esa regla de tres, como soy su amiga, puedo decirle que:

-Eres borde y fea y, por lo tanto, no te comes una rosca.

Mi yo sincero es muy cruel. ¿Veis por qué lo reprimo?

11:50 a. m.  
Blogger Tako ha dicho...

Neblina
Ser sincero no es una virtud

Un gran amigo mío defendía todas las puyas (borderías, salidas de tono) que nos realizaba por que él era, simplemente, sincero. Un día me pilló cruzado y le solté mi punto de vista sincero. Estuvo un año sin hablarme. La sinceridad es bueno tenerla… pero lo difícil es aceptarla.

Zagloso:
es mejor decir la verdad; es más fácil de recordar.

Sabias palabras... pero llegan demasiado tarde, creo.

11:55 a. m.  
Blogger Xhaggi ha dicho...

siendo sincero... discrepo! :)

para mí la sinceridad sí es una virtud importante. Otra cosa es que con esa máscara la gente haga brutalidades... que una cosa es ser sincero y otra ser un burro e ir a hacer daño!.

Y es que, no les parece que no ser sincero es un poco como no confiar en la otra persona, ocultar algo "por no hacerle daño" o "porque no lo va a entender"... o... y a veces simplemente esconde cobardía (a las consecuencias) o egoísmo?.

Igual va por personas, pero mi cabreo ha sido mucho mayor (y más destructivo) cuando me he enterado de algo que me habían dicho mal(o no dicho) que cuando me lo han explicado a la cara. E intento obrar en consecuencia. Pero, eso, supongo que va por gente. :)

Resumiendo: sinceridad sí siempre, pero en la forma y tiempos apropiados.

neblina, por cierto, de qué va su trabajo nuevo? Xq el otro día al hilo de coincidencias coincidentes tuve una intuición un poco imposible... pero me gustaría estar seguro de que no! :_) Es en una oficina, en qué parte de madrid?

1:12 p. m.  
Blogger querida_enemiga ha dicho...

El secreto de soltar una trola es que se acerque lo más posible a la verdad, para que no te pillen. Hay veces que para no herir hay que mentir, y en esas ocasiones miento como una maestra y no me importa reconocerlo.
En cuanto al tema padres, yo tuve que aprender a mentir a diestro y siniestro... y me fue bastante bien, creedme.

1:28 p. m.  
Blogger Anómalo ha dicho...

Siinceramente os digo que hacéis unos comentarios muy largos.

3:02 p. m.  
Anonymous Sueños ha dicho...

Un saludo.Estoy de acuerdo la lealtad es importante, pero la sinceridad también, lo que ocurre es que hay muchas formas de enfocar la sinceridad, bajo mi punto de vista, la sinceridad, no implica condenarnos, a veces es mejor decir una mentira piadosa (no contar todo con pelos, señales), para evitar hacer daños innecesarios a las personas que nos rodean o a nosotros mismos, sin ser hipócritas, claro.
Cuantas veces hemos oído, por ejemplo: ¿en que piensas? Y no creo que sea ser mas sincero contestarle: en mi antiguo novio lo bien que se lo sabia hacer o…..; y sin embargo contestamos “en nada, en que vamos a cenar hoy…”
-Ser sincero no es decir todo lo que se piensa, sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa. André Maurois.
-La sinceridad es el pasaporte de la mala educación. Enrique Jardiel Poncela.

3:10 p. m.  
Blogger neblina ha dicho...

Perli, claro que si, no es sinceridad vs mentira... es sinceridad vs educación! lo que nos preocupa, verdad?


Chav, igual que lo de arriba y añado: utiliza la táctica parental... desconfío!

Tako: muy bien hecho!


Q.E. yo prefiero callar o fingir un desmayo, pero no por no mentir, sino porque fijo! que se me olvida la trola y la cago!

Anómalo, su agudeza SINCERAMENTE me conmociona XD

Sueños, me ha encantado lo de "en qué piensas?" jijiji y las citas, gracias!

3:39 p. m.  
Blogger raxador ha dicho...

Pse, la sinceridad es buena a veces, pero cuando no lo es, una buena mentira piadosa o mentira "salvadoradeculos" tambien esta bien.

Y quien piense lo contrario y quiera ver un ejemplo que le haga reflexionar que se baje Sleeping Dogs lie.

P.D. Si os la bajais y encontrais subtitulos en el idioma del pais de la pandereta, me avisais. XDDDD

6:56 p. m.  
Anonymous Avalon ha dicho...

Que buenos los caramelos de dracula!! mmmmm... ¿eran a peseta?

Sinceridad!! ni de coña, vamos!! toda para quien la quiera!! Creo, sin duda, que es mi peor defecto... pero joe', que haces contra esa cara de QUESEMENOTAAA!!! Dios!!!

7:48 p. m.  
Blogger x07Wave ha dicho...

Yo creo que somos sinceros en funcion de la capacidad que tenemos de mentir y que no nos pilleen.

O sea, que si sabemos que no nos van a pillar (o lo pensamos) mentimos para conseguir "lo que" o "a quien" sea. Y lo demas son cuentos chinos.

a mi siempre me ha funcionado hacerme el sueco.
¿como?
para empezar la regal de oro es, si se puede, no aparecer por ninguna sitio donde puedan preguntarte algo respecto a la mentira, o sea, el concepto desaparecer de la ciudad.
si no se puede desaparecer de la ciudad, como minimo del pub correspondiente, de casa (de tus padres), meterse en el bater, o lo que sea. si aun asi, te encuentras a alguien inconveniente, seguir haciendote el sueco, como si no hubier pasado nada. Hay que tener cuidado y no pasarse de listo(intenta desaparece cuanto antes), por que si ese alguien conoce tu secreto, seguro que se enciende de ver lo caradura que eres y monta un pollo, sobre todo si es una asunto de cuernos.
nunca jamas y bajo ningun concepto buscar ni pedirle a nadie que te cubra, solo funciona temporalmente y al final cantara con otro alguien, y sera peor, por que seguro que aunque viva en la estacion MIR y se les haya caido la adsl, al final encuentra la puta forma de hacer un broadcast y joderte. Para hacerse el sueco, o se es sueco(lo hacen muy bien, he vivido alli) o se tienen dos habilidades especiales: una es poner cara de pocker y la otra callarse la puta boca.
Confieso que la cara de poker me sale natural, nunca acepto reconocimientos por ello, es un don que tengo. lo de callarme la boca...

este procedimiento/ sistema/dogma/politica/religion o como querais llamarlo funciona con padres, familiares, amigos, enemigos, novi@s...

Por ultimo es muy importante tener una buen reputacion para que funcione bien.
Si se reune esta tercera caracteristica, es como una bola de nieve, y simpre saldras triunfante, hagas lo que hagas...

Lo malo es cuando este poder esta a la mano de alguien como Bush, por que en lugar de utilizarlo para asuntos personales y hacer daño solo a los de alrededor...ya sabeis. Se carga a millones... Esto ultimo ya no me parece tan gracioso...

8:25 p. m.  
Blogger Kike ha dicho...

Hmmm... no estamos de acuerdo esta vez, Neblinita. Ser sincero es fundamental en la vida, es clave. Es muy importante, y sí es una virtud, porque se cultiva, requiere esfuerzo y es un ejercicio constante y consciente de la voluntad. Y el fin es bueno.

Te estás confundiendo con revelar todo lo que realizas o con dar cuenta de todas tus actividades. Esto es algo muy distinto, de lo cual no tienes necesidad de andar rindiendo cuentas. Sin embargo, la diferencia entre eso y mentir por omisión (ser, precisamente, insincero) es muy endeble.

La verdad le corresponde a quien tiene cierto derecho a saberlo o a quien se le cometería una falta grave si no se la hace saber. Si yo no te cuento qué hice ayer, no te estaría mintiendo porque, valgan verdades --aunque suene un pelín fuerte, discúlpame: es con fines pedagógicos--, eso no te importa.

Pero si ayer yo hubiera viajado hasta España, entrado en tu casa, tomado tu diario y leído unas cuantas páginas, y hoy no te lo contase, sí te estaría mintiendo, pues te corresponde saber que he violado tu intimidad.

El asunto es delicado porque se trata de casuística: no todos los casos son similares ni se puede decretar una sola realidad para todo. Habrá casos en los que responder a una pregunta con una distorsión de la realidad no es mentir. Como cuando un ladrón viene y nos pregunta si hemos recibido nuestro sueldo ese día: si le dices que no, nunca será mentirle, a pesar de que en verdad hayas cobrado, ya que a él no le interesa. Pero si yo viera a un psicólogo y me preguntase si he hecho tal o cual cosa, y le falseo la realidad, le estoy mintiendo, pues en ese caso sí le debo la verdad de algún modo, y además me hago daño a mí mismo indirectamente.

Ser sincero libera grandemente. Ya te lo puse con respecto a las entrevistas de trabajo. Yo he conseguido magníficos trabajos siendo totalmente sincero con quienes me entrevistaban: "No sé hacer esto"; "Sí sé hacer esto"; "No tengo idea de qué es aquello". Sonrisas de por medio, todos se relajaban, pues el entrevistador comprobaba que yo no venía con segundas intenciones, y yo también comprobaba lo mismo de él. Y luego con los jefes...

En fin, ahí va.

2:13 a. m.  
Blogger Kike ha dicho...

Ajá, acabo de leer los comentarios de todos. Por ahí dices: "[...] no es sinceridad vs mentira... es sinceridad vs educación! lo que nos preocupa, verdad?". Pos sí. Ahí vamos. Eso es. Pero ojo que a veces detrás de la "educación" se esconde la mentira. Las mentiras piadosas a veces son mera cobardía disfrazada.

La frase de Maurois que cita Sueño es genial, y con eso me hubiera resumido todo el comentario anterior: "Ser sincero no es decir todo lo que se piensa, sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa". La suscribo totalmente.

Hmm... creo que para la próxima te envío un mail en vez de escribir un comentario tan largo...

2:18 a. m.  
Blogger neblina ha dicho...

Pues ahí voy, me refería las "informaciones gratuitas" no solicitadas en ningún caso, tengo un amigo especialista en este tipo de cosas, pá matarlo!

Jo, cuernos, yo es que tengo un lastre de cole de monjas... y si los pongo, la culpabilidad puede conmigo y acabo dejándolo en 24 horas, pero no confesando lo que he hecho, por miedo (vale) pero también porque si lo dejas me parece una "información gratuíta" innecesaria y cruel!

9:49 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal